El PEZ GRANDE SE COME al chico

El domingo pasado fui con mi padre y con mi madre a Guadalix y allí hay como un río o algo así. Yo fui a recoger flores y mi padre a pescar. Primero cogió un pez pequeño, bueno, no tan pequeño. Después cogió otro pez más mediano y después un pez gigantesco. El domingo siguiente dije a mis padres que quería ir otra vez a Guadalix y fuimos. Yo le dije a mi padre que si podía pescar y él me dijo que sí. Me puse a pescar y después de cinco minutos pesqué un pez pequeño, mi madre uno mediano y mi padre uno gigantesco, más gigantesco que el del domingo anterior. Mi padre me dijo que los tres eran una clase de peces que se llaman “lucios”. Todos juntos parecían una familia. Cuando fuimos a casa mi padre los limpió y encontró dos peces más pequeños en la barriga del lucio gigantesco, uno en la barriga del lucio mediano y uno muy enanito en la barriga del pequeño. Nos los comimos y la verdad es que estaban muy buenos.

CRISTINA (4º A)

Anuncios

3 comentarios en “El PEZ GRANDE SE COME al chico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s